Primera semana, aprobada | Tour de Francia 2020

El Tour de Francia se corre dentro de una burbuja de corredores que buscan llegar hasta París, amén de una pandemia. El día de descanso se convirtió en un día de mucha expectativa. Esperando los resultados y deseando que nada haya podido estallar esa burbuja que parece frágil entre espectadores a centímetros de los corredores sin mascarilla.

Después de nueve etapas el Tour ha dictado sentencia en un comienzo emocionante e impredecible. Los vientos cruzados de la etapa 7, en la que Wout Van Aert (JVS) ganó, fueron los responsables de hacer el primer filtro de los favoritos que buscan la clasificación general. Los Pirineos, fueron el siguiente escenario donde los escaladores se probaron antes del primer receso.

A destacar, lo intenso de esta primera semana del Tour, a diferencias de ediciones pasadas donde era difícil ver muchos favoritos cediendo tiempo a estas alturas de la carrera. Esto será importante para la tercera semana, la más duras, donde las reservas de energía que se hayan podido salvar en estos últimos días podrían marcar la diferencia entre ganar o desfallecer en un día clave. Lo anterior, es la razón de ver etapas sin demasiados ataques en el comienzo de la carrera cuando el ahorro de energía es la prioridad de la mayoría. Definitivamente, el Tour de Francia es una carrera de largo aliento.

Otro aspecto a resaltar, y esperado, es la superioridad numérica y física del Jumbo Visma. Su amarillo resalta constantemente en las primeras posiciones del lote, buscando seleccionar rivales con ese paso demoledor que filtra a los mejores escaladores del mundo. Es por eso que hay que valorar la actitud, y la condición, de ciclistas como Tadej Pogacar (UAE). Ha podido atacar ese ritmo y recuperar tiempo, para lograrlo no solo hay que desearlo, hay que tener una gran forma, también. Algo tremendo, para un debutante de 21 años.

El Jumbo Visma logró fusionar su amarillo y negro con el amarillo del Maillot Jaune, ya son líderes de la carrera con Roglic, aventajando por 21 segundos al campeón defensor, Egan Bernal (INS). Teniendo en cuenta que esa diferencia la ha obtenido con bonificaciones, en los puertos de montaña y en la meta, se puede pensar que ha gastado lo justo para estar en esa posición, y llegará con energía suficiente al final de la carrera pero este es el Tour y es una incógnita saber cómo van a reaccionar en la tercera semana.

Los colombianos

Por primera vez en la historia 4 colombianos están dentro del top 10 de la clasificación general de la carrera más importante del mundo. Bernal, Quintana, López y Úran, cada uno liderando su escuadra, pasando con honores las etapas de vientos cruzados y pensando en la manera de llegar a la contrarreloj de la etapa 20 con la ventaja necesaria para ganar, una tarea para nada fácil pero que seguro intentarán.

@BorrasNicolas

Tour de Francia 2020: Un comienzo para no desentonar.

No es normal la ausencia de aficionados en la partida y la meta de las etapas, no es normal ver a los ciclistas usando tapabocas antes de competir, no es normal ver a los corredores dar entrevistas separados por un soporte para el micrófono de los periodistas. Es lo que tiene esta temporada tan fuera de lo ordinario, que a pesar de una pandemia ha logrado comenzar.

Alaphilippe, Hirschi y Yates en la definición de la segunda etapa.

Con tensión, caídas y lluvia comenzó la carrera más esperada del año, un comienzo que no desentona con lo que vive el mundo fuera de la burbuja del ciclismo profesional. Alexander Kristoff (UAE) ganó la primera etapa y consiguió el sueño de ser el primer líder de la carrera en un día que no fue nada fácil, incontables caídas, resbalones y enredones en el lote que parecía rodar sobre una pista de hielo. Aunque muchos ciclistas se vieron involucrados en las caídas y 3 ciclistas no partieron al día siguiente, todos terminaron esa difícil jornada. Lo que habla muy bien del compromiso y fortaleza de los ciclistas.

La intensidad continuó en la segunda etapa que, como marcaban los pronósticos, ganó Julian Alaphilippe (DQT) repitiendo lo que hizo el año pasado cuando también se vistió de líder muy temprano en la carrera. Hay que destacar de esa victoria la fortaleza del ataque definitivo en la subida final, con un gran desarrollo y con decisión para salir del grupo. Tan fuerte, que solo Marc Hirschi (SUN) y Adam Yates (MTS) lograron llegar a meta con él, confirmando que comienzan el Tour en muy buena forma y que tendremos que echarles un ojo en las siguientes etapas.

“Corrí la segunda etapa como si fuera una carrera de un solo día”

Greg Van Avermaet, cuarto en la segunda etapa.

Alapahilippe demostró el año pasado que, aunque no es su fuerte, es capaz de aguantar el ritmo constante en la montaña. Y si su intención es mantener la camiseta amarilla hasta la contrarreloj final de la carrera, no será nada fácil quitárselo. Hace un año lo mantuvo por 14 días.

Aunque estoy seguro de que los otros favoritos no le darán la misma libertad que aquella vez, el francés ha demostrado ser muy hábil y combativo cuando de defender el liderato se trata. Para él no será tarea fácil aguantar desde tan temprano la presión y el desgaste de la camiseta amarilla, especialmente cuando sus rivales se han mostrado tan fuertes en la alta montaña, pero eliminarlo de esa pelea va a costar mucha energía del resto de favoritos, esto va a determinar el desarrollo de la carrera. Nadie sabe si será el primer francés en 35 años en ganar el Tour de Francia, pero su preparación, centrada exclusivamente en esta carrera quiere decir que lo intentará con todas sus fuerzas.

La tercera etapa fue mucho más tranquila para el pelotón, las caídas no fueron las protagonistas y los sprinters pudieron disputar la etapa en franca lid. Caleb Ewan (LTS) se impuso con una gran técnica en el embalaje, que es particular en su biotipo de velocista de 1.65 metros, contra Sam Bennett (DQT).

El pelotón bajo la lluvia durante la tercera etapa.

Además, fue interesante ver al Deceuninck–Quick-Step controlando la carrera, no solo por cuidar al líder de la carrera, sino pensando en Sam Bennett, también. Al final no fue suficiente para la victoria, pero si confirmaron la fortaleza de su equipo que trabajó por varios objetivos.

Los colombianos

6 colombianos se encuentran a solo 17 segundos del líder en la clasificación general después de la tercera etapa. Teniendo en cuenta lo caótico que ha sido el inicio de la carrera y que la mayoría han tocado el piso al menos una vez, es un balance muy positivo. Lamento la mala suerte de Daniel Martínez que perdió más de 3 minutos y medio después de sufrir dos caídas en la segunda etapa, eliminandolo de la posibilidad de un buen puesto en la clasificación general. Aunque si se encuentra en una gran forma, podría contar con libertad para intentar buscar alguna etapa. Por otro lado, la buena suerte de Miguel Ángel López quien tuvo una caída contra una señal en uno de los descensos de la primera etapa, sorprendentemente salió ileso y terminó sin perder tiempo en la general.

Mañana, la cuarta etapa, será el primer final en alto de la carrera y el primer test para saber quién tiene la forma para pelear por la general. Como cualquiera de los 8 finales en montaña que tiene la carrera, es un día muy clave. No decidirá al ganador de la general, pero seguro eliminará a algunos de esa disputa.

@BorrasNicolas

Test de montaña para el Tour

Daniel Martínez le dio una emocionante conclusión al Dauphinè más montañoso que se ha visto. 5 etapas de alta montaña fueron necesarias para poner a prueba a muchos de los ciclistas que aspiran al Tour de Francia, en el marco del recomienzo de la temporada que ha estado protagonizado por la tensión, la expectativa y desgraciadamente las caídas, también.

El durísimo paso del INEOS y del Jumbo Visma en las 4 primeras etapas fue el punto de partida del guión que desarrolló la carrera. Un paso que silenciosamente eliminaba ciclistas del grupo de favoritos con el transcurrir de los kilómetros, es un ritmo intenso que solo los mejores escaladores pueden aguantar. Ahí estaba Daniel, un cundinamarqués de solo 24 años y con 4 grandes vueltas a sus espaldas, subiendo con los mejores, buscando el ritmo de carrera que 5 meses sin competir le quitaron.

Las caídas y las lesiones fueron las responsables de que el guión cambiara en la última etapa, con el retiro de Roglic, Bernal, Kruijskwijky Buchmann la clasificación general quedó abierta a muchas posibilidades. Daniel Martínez lo sabía y jugó sus cartas de la manera más inteligente posible controlando al Pinot más decidido que se haya visto. Salió a los ataques precisos en los momentos indicados, tomó las decisiones correctas y demostró las condiciones para aguantar la fatiga de 5 días intensos en una jornada sin guion, reñida y abierta a que cualquier cosa pudiese ocurrir. Así logró convertirse en el campeón del Dauphinè, superando a Thibaut Pinot por 29 segundos en la clasificación general final.

Martínez llegando a la meta de la 5º etapa, como virtual campeón de la carrera y con la camiseta blanca de mejor jóven.

29 años pasaron para que un colombiano volviera a coronarse campeón de esta carrera, Martin Ramirez en 1984 venciendo a un francés también, a Hinault. Y Luis Herrera en 1988 y 1991.

A pocos días de comenzar el Tour de Francia, el Dauphinè confirma porque es el hermano menor de la carrera más importante del ciclismo mundial. Puso a prueba a los mejores ciclistas durante 5 etapas de alta montaña en un test crudo, que expuso las virtudes y las debilidades en los más de 18000 metros de desnivel que acumularon y fue una degustación del Tour de Francia, que tendrá toda la atención, por lo inusual de la temporada. Con seguridad, así será el tour. Una carrera que pretenderá ser controlada por los trenes más fuertes, pero si las condiciones presentan un cambio en el guión vamos a vivir etapas tan espectaculares como la última del Dauphinè.

@BorrasNicolas

<i class="pe-7s-shuffle"></i>